El drama como otro género del horror

Es curioso como asociamos el terror con monstruos y cosas espeluznantes, pero nunca pensamos que el drama puede ser un factor terrorífico. Y esta idea lo tengo desde que vi Chernóbil, la serie de HBO.  Antes de hablar sobre esta serie te recomiendo verla. Es para mí una de las mejores series de HBO y también educativa, porque relata con crudeza el desastroso accidente en la Planta nuclear de Chernóbil, como también los efectos radiactivos en las personas, y los sucesos que le siguieron. Ah, y también habrá Spoilers, así que advertidos. De paso, también hablaré sobre “El bebé de Rosemary” y una que otra película. Así que no me culpen.

La serie comienza con la explosión de esta famosa planta nuclear. Y mientras varios espectadores miran a la distancia el desastre, los bomberos y algunos oficiales van a la escena para controlar “el incendio”. Y aquí viene uno de los principales detonantes del primer capítulo, toda la planta está destruida. En el techo y por todos los alrededores de la planta hay grafito, un compuesto altamente toxico que ni deberías de tocar por lo que más quieras. Además la planta nuclear está destapada, todas las personas que estén cerca del reactor morirán. Porque es como si dejaran un gas lacrimógeno suelto, esa cosa atacará a las personas que se acerquen sin protección.

Chernobyl, destrucción
Bomberos en el incendio de la planta nuclear

Pero este es el segundo detonante de la serie que es espantos y me produce angustia, nadie de los altos cargos administrativos de la planta quiere decir que hubo un accidente. Es más, mientras bomberos y policías están controlando el incendio, los altos cargos de la planta discutieron sobre el accidente sin advertirles a los demás del peligro que corrían. Y es que nadie sabía (o iba admitir) que no era un simple incendio.

También debo decir que todo este problema floreció porque el encargado que provocó todo mantuvo silencio, ignorando las señales por su bien. ¿Y qué estragos causó esto? Pues muchos. Quienes fueron a ver “el incendio” desde un puente, como los bomberos, murieron de radiación. No es nada bonito. En el hospital los niños se retorcían de dolor, mientras los padres les rogaban a las enfermeras y algunos conocidos sanos que se llevaran a sus hijos lejos de los otros enfermos. Como si eso pudiera aliviarlos del dolor. Las personas se derretían, de forma literal, o en el peor de los casos sobrevivían mientras sus cuerpos se despedazaban poco a poco. Y la serie sabe transmitir este sentimiento de angustia y miedo en sus personajes, por las circunstancias, en la imaginación del espectador que tiene que ver cómo se desarrolla cada suceso.

Chernobyl, contaminación
Miren la mano en la cama. Este es uno de los efectos de la radiación

A mí me preocupó la historia del bombero y su esposa, porque él se enfermó por la radiación y ella estaba detrás de él cuidándolo hasta el final. Sin embargo, esta pareja no obtuvo un final feliz. A mi medio asco de verla a ella tocar y besar las manos de su esposo así de dañadas, como si eso no tuviera ningún problema, y resultó que si hubo. No más spoilers sobre esto.

La amenaza no es un ser vivo o espiritual que asecha a nuestros personajes, es una cosa invisible que se pudo prevenir pero no se hizo porque el gobierno comunista de ese entonces creyó que así se vería débil. Y debo aclarar de inmediato que este problema no es exclusivo del régimen comunista del momento (para que no digan que no soy objetivo), sino que floreció en esta circunstancia en particular. Cualquier persona, sea de la corriente política o filosófica que sea, hubiera hecho algo parecido. Solo que aquí el problema está más arraigada al comunismo y a su sistema de valores. Todo es perfecto, todo es maravilloso, no hay problemas porque así tiene que ser. Y la serie sabe transmitir ese último mensaje muy bien. Me disculpo por traer este tema político, pero de hecho es uno de las cosas que hizo mover la trama a un más. Y vuelvo a repetir que si fuera en otras circunstancias, con un sistema capitalistas, habría también ese mismo problema, solo que el comunismo es más opresivo.

(Me parece el colmo que me toque explicar esto, pero debo porque así sé que alguien aprenderá a desarrollar su propio pensamiento crítico).

Y si tuviera que dar otro ejemplo sobre terror dramático, sería el “Bebé de Rosemary”. La verdad esta película me pone los pelos de punta. Yo creo que si fuera mujer, no me daría ganas de tener hijos por el simple hecho de ver esta película.

La historia transcurre con una pareja que deciden comenzar su nueva vida en su nuevo apartamento, y conocen unos vecinos que son súper amigables. Después de una noche rara, con un sueño asqueroso, Rosy queda embarazada, pero no es un embarazo normal. De hecho el padre no es quien dice ser. En el transcurso de la película pude ver como el embarazo afectó la apariencia física de Rosy, y en lo más profundo me incomodó. No me enteré que el bebé era del diablo sino al final, pero ese detalle es olvidable si lo comparo con la otra subtrama, los cultos satánicos.

Bebé tomandole fotos
Personas normales, influyentes y con muchos contactos

 

Este tema parece bobo, pero hay gente que cree en esto. Y de haber sectas o grupos de personas que hacen sacrificio y más cochinadas, la hay. Durante la película, aparecen sucesos extraños como un presunto suicidio de una chica, un accidente con un actor y más cosas raras. Pese a que hay un factor ocultista, el miedo no lo produce un ente diabólico sino las circunstancias. Me recuerda la historia sobre cómo algunos famosos pudieron prosperar en este mundo del cine, haciéndose amigos de multimillonarios pederastas y otra clase de degenerados en el medio. Si se acuerda sabrán que muchas actrices fueron abusadas sexualmente por weinstein, pero de una manera a otra guardaron silencio por muchísimo tiempo. Y es que en el fondo accedieron a estas cochinadas porque quería ser famosas y sentirse importantes. Era una clara regla de favores.

En cine hay muchísimos más ejemplos sobre esto, pero me gustaría escuchar los suyos. Cuéntenme aquí abajo cuales películas o series les provocó miedo y angustia sin ser una película de terror.

¡Hasta la próxima, fantasmitas!

2 comentarios en “El drama como otro género del horror”

  1. La pelicula que me provocó angustia al imaginarme en ella es «click, perdiendo el control (2006)» protagonizada por adam sandler, sin duda es aterrador quedarse dormido o perder la memoria, despertarse y darse cuenta que todo cambió dramáticamente sin que uno pudiera hacer algo al respecto. perderse momentos de la propia evolución de la conciencia, enterarse que muchos han muerto y que uno está repentinamente al borde de una muerte no anunciada. eso es lo peor.

    1. Hubo un tiempo que pensé es esa película. Fue durante un viaje a la casa de mis abuelos. Me sentí aislado porque no reconocí a mis tios y primos, y tampoco sabía que hablar. Pensé que había crecido con ellos, pero estaba en «modo automatico». El otro año fue mejor, pero esa experiencia no me la quita nadie

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s